martes, 5 de julio de 2011

Mariditos



- Pschst!
- ¡Eh! ¿Maridito?
- Pschst!
- ¿Mm? - Catik gira sobre su propio eje, de pie en el centro del dormitorio, inquieta, echando un vistazo al tiempo a toda la habitación. Nadie.
- ¿Marido? - llama tímida.
- Pschst!
- Joder... - murmura por lo bajini - ¿Maridito? ¿Estás ahí? Tío... no me hagas esto.
- ¿De verdad te parece que mi voz es de maridito?
La voz es de mujer.
- Pues no. ¡MARIDITOOOO!
- Catik, chica, no te pongas histérica.
- ¿Qué eres? ¿Estás escondida en el armario?
- No digas nonsenses ¿Tienes algún armario?
- No -. Catik contempla con un estremecimiento la habitación completamente vacía, sin un solo mueble a su alrededor. Ha desaparecido la cama que estaba a punto de hacer, con su colcha colorada, las mesillas de noche, los cuadros de bodegones surrealistas colgados en la pared, los armarios.... Todo se ha desvanecido ¿Qué está pasando? ¿Cámara oculta? ¿Su marido gastándole una broma? ¿Dónde están todos los objetos y la persona que le habla?
- Quizás te has vuelto crazy. Oyendo voces. Ja, ja, ja.
- ¿Quién eres? Eres un poco chula, tía, tú. ¿Qué quieres? ¿Qué has hecho con mis cosas?
- Nada, me aburro. ¿Conoces a Unamuno?
- ¡No jodas!... ¡Que vienes a decirme sutilmente que soy un personaje! - Mira al aire transparente en el que resuenan los ecos de la voz. Lanza un suspiro de alivio. - Me has dado un susto de muerte, tía, a ver si otra vez venimos en plan más suave, quilla.
- Girl, lo has pillado rápido. ¿Y ese acento andaluz? No te vayas todavía. I´m bored - contesta la mujer apareciéndose de pronto ante ella, bizqueando dos ojos de distinto color.
- Y yo qué quieres que le haga, yo no me aburro nunca. Vaya pintas que traes, maja.
- Te he escrito demasiado listilla. Shit!
- De eso tendríamos mucho que hablar ¿sabes? Hala, déjame en paz. Tengo que hacer un mate para cuando llegue el argentinito, si es que no me has borrado la cocina. Por cierto, vaya marido mierdecilla que me has pintado, maja. Todo el divorcio hablando de mi salmoncito, mi bolita algodonosa y luego cuando me lo devuelves me das el cambiazo, ya me lo estás arreglando. Y lo quiero con ¡pelo largo! que quede claro. Y los muebles, de vuelta, ya. La cama hecha y la casa limpia.
- Caprichosa, dominante. Y marujona! Shit!
- Te aguantas. A escribir, hala: "la casa resplandecía de orden y limpieza..."
- Well. Oye, ¿en estas historias no es siempre el autor el que da las órdenes? Do that.
- Quieres que te entretenga ¿no? Pues hacemos un intercambio, además esos autores resultan omnipotentes, algo agilipollados, no caen nada simpáticos. Creo que se supone que es un recurso literario para representar desamparo, pérdida o algo así pero en realidad la gente deduce que sólo juegan a ser Dios y a desquitarse de la falta de control total sobre sus vidas, mangoneando a sus personajes.
- ¿Tú crees, really? ¿Los ven así? Pero ¿por qué me das órdenes tú a mí? !
- Por lo mismo, supongo, aparte de que éste es mi blog, no el tuyo.
- ¿No?
- Of course not. ¿Lo entiendes mejor así? ¿Es que no has escuchado nunca eso de que los personajes toman vida propia?
- No creí que...
- Bueno, pues es lo que hay.
- Buaaaaaa! - La mira compungida - Snif, snif. Snifffsss!
- Oye, eso no vale. Sabes muy bien que me has dibujado bondadosa y compasiva. Toma un pañuelo, anda.
- Bua, buaaaa, cryyyyyaigh, sniffssss...
- Bueno, está bien, no llooores. Si me cambias el marido, llegamos a un acuerdo. Vamos, ya pasó. No te daré órdenes si tú no me las das a mí.
- Ok, all right. Dabuten! Menuda contestaria me has salido. Shit, shit, shit!
- Piba, no tengo ganas de discutir. ¿Te apetece un mate? Antes de que me cambies la pareja, quiero decir.
- Te la cambio a ratos ¿Hace? ¿ok? Ni para ti ni para mí.
- ¡Uau, genial! Dos por el precio de uno, oye que has tenido una idea ahí. Te los presto cuando quieras.
- Braimstorming.
- ¿Qué?
- Doesn´t matter. Es igual. Dos piensan mejor que uno. Great.
- Qué great? sólo te falta crearme un Snoopy. Pschs!
- ¿Hey? ¿Catik? ¿Darling? ¿Is it you?
- Pschs!
- What do you do, girl?
- Oh, my venerable author, have you ever wished to be another one? ¿No te gustaría ser yo? Entretenida...
- ...Oh, en vez de bored... That´s an idea, Catik.
- Claro, y yo autora.
- Sure! Por la concha de tu madre, girl. Pero ¿qué hacés?... ¿Catik? ¡Os estás comportating jabrumente! Oh! my words... Oh, shit!
- Un poco de barullo - Catik sonríe y se asoma a la ventana mientras la otra se desvanece en la luz. En la calle, un pibe moreno y sensual, piel latina y ojos orientales, se aparta en un gesto delicado el largo cabello de la frente. El jabato se acerca aún un poco vacilante. Ella confirma con un breve gesto de la cabeza y acentúa la sonrisa. El tipo es muy atractivo, da la impresión de ir a soltarse y marcarse un tango o un baile flamenco y racial.
- Hallo, my love. I´ve waiting for you all my life - dice el joven al llegar bajo la ventana. Catik frunce el entrecejo mientras ve ir apareciendo, limpio y en orden, el mobiliario que le faltaba y un cachorrín blanco y negro que se hace pis sobre la alfombra.

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal