lunes, 31 de marzo de 2008

Suplemento cultural, informativo de los lunes: Novios Fractales

que no es lo mismo que novios clonados, aunque se parezca. Todo el mundo sabe lo que es un novio clonado: ¡una pesadilla! Imagina si tuvieras algo que esconderle. Te despides de él cariñosamente y te vas al super donde de nuevo lo despides con cariño después de haberle dado los buenos días. Sales y no sólo miras atrás, a ver si te vigila, sino también a la ventana de casa y a los lados y hacia delante donde ¡sí! ¡Ahí está! Lo saludas cariñosamente y te despides girando la cabeza en círculos como la niña del exorcista. Un novio fractal, en cambio, es el que se repite sólo en sí mismo. Si lo colocas bajo el microscopio comprobarás que cada una de sus células es exactamente igual al chico que acaba de estar en tu cama donde lo convenciste para que se dejara observar a través del aparatejo en cuestión. Y si tuvieras un microscopio de más aumento, observarías que a su vez, cada una de sus células está compuesta de elementos más pequeños también idénticas en todo a tu novio. (No se recomienda repetir el experimento con frecuencia pues podrías llegar a soñar con él y al despertar llegar a creer que ése que está a tu lado es un clon y en definitiva, acabar un poco harta de tu novio). En resumen, un novio fractal es el que se repite tanto que conduce tu mente al caos. Tanto el clonado como el fractal, también se le puede llamar novio coliflor, pueden producir dolor de cabeza.
Un novio físico, en cambio, es el que está tan bueno que te gustaría clonarlo y convertirlo además, en fractal.

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal