viernes, 11 de enero de 2008

Salvada por un quesito


Consejos para resacosas:
1) Intenta dormirte de nuevo
2)Arrástrate hasta el baño y echa fuera lo que te carcome, si queda algo, este consejo es siempre a último remedio, procura evitarlo.
3)Acuérdate del pesado que te agobió. Te aliviará ver que ya no lo tienes al lado. ¿Lo tienes? Maja... sin palabras... bueno sí: lo que tienes que solucionar no es la resaca, es pior. Vete a un psi y no te acuestes con él, si puede ser.
4) Échate unos rezos mentales, no hace falta que hables, ningún esfuerzo extra. Si no es habitual en ti (y si tienes la resaca que imagino, no debe de serlo) no sólo estarás trabajando por la concordia política sino que tu cerebro se sorprenderá tanto que hasta olvidará recordarte el estado en el que estás. Y si de ésta te mueres, lo harás en estado de gracia. Prueba, por ejemplo, con cuatro angelitos tiene mi cama... o Jesusito de mi vida... Oraciones sencillas, no vayas más allá de tus posibilidades en el estado en el que estás.
5)¿Beber más alcohol? Nooo! ¿quién te dio ese consejo? Que sepas que el estado de borrachera y el de resaca no son incompatibles.
6)Muérete, no es un buen consejo pero sí efectivo y probablemente el que más desees.... Nooo! éste tampoco, no me dejes sola, anda, aguanta un pizco, fíngete mortito, todo lo más y si funciona me lo cuentas.
7)Si te tienes que levantar para ir al baño, no se me ocurre ninguna otra razón, no inclines la cabeza hacia adelante. No sé por qué pero parece que la resaca se concentra en la frente, te pesará y te dolerá más, sí, desgraciadamente es posible. Échala hacia atrás. Si sobrevives al movimiento, el dolor se traslada a las sienes y resulta más llevadero. Regresa a la cama cuanto antes. (Jesusito de mi vida). Si te coge de paso la cocina, aprovecha, con la cabeza hacia atrás para comer todo lo que te entre. Tal como deberías ir, por la posición de la cabeza, será más cómodo si lo coges de las estanterías de arriba. Aprovecha para hacer provisiones y llevártelas a la cama para intentarlo allí. Bendice los alimentos (es otra forma de orar)
Si la cocina no te coge de paso, no intentes llegar hasta ella, mejor pasar hambre. Y vistos los efectos que me produce el quesito que me acabo de zampar quizás simplemente te puedas saltar este consejo. Bueno, si lo asimilo, seguro que me sentará bien. Sí, es la hora del almuerzo.
¿Me lo pasé bien ayer? No sé muy bien, no me acuerdo.
Olé, el quesito, tras un breve e intenso período de lucha, indecisión e incertidumbre, consiguió ser aceptado y el cuerpo ha reaccionado a él como Fuenteovejuna (1). Me acabo de dar cuenta de que el rezo es cuatro esquinitas tiene mi cama... Uf, todo en orden . Estado comatoso 1, catik 1. Empate en la quiniela.

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal